Santos en el último Faraday

Acompaño a Santos en el último Faraday, y me siento increíblemente bien acogido, comida en restaurante playero incluida. Acompañar a Santos a un concierto es una promesa largamente postergada y el Faraday es el lugar ideal para cumplirla. El resultado fue tan bueno que aprovecho este post, para auto-invitarme al concierto de hoy, día 20 de diciembre,  en el Music Hall de Barcelona (que lo sepas).

Sensaciones aparentemente irresolubles – Love Is Back

La frustrante y repetida experiencia -en un sueño- de intentar leer un texto que acaba convertido en una lengua espesa e irreconocible. La suma de emociones ajenas, que por mi dificultad para relacionarme, siempre me abruma. La constante sensación de sentirme extranjero de idioma y forma. La sensación de haber vivido algo extraordinario y no poder abarcarlo con los brazos y que alguien con la simpleza de un gesto le dé solución: ayudar a alguien que lo necesita y que ésta lo agradezca.

Un primer contacto prometedor, otro encuentro con Maria Rodés y de cómo Seward bloqueó mis articulaciones interfalángicas – BAM 2012 (y 3)

Aunque empezó demasiado temprano para mí, el tercer día del BAM fue más tranquilo, primer contacto con La Orchestra Fireluche a las 10 de la mañana en la Plaza Real. Es el grupo más numeroso que he fotografiado y fue toda una experiencia fotográfica y musical, y espero volver trabajar con ellos por que quedó mucho por hacer.

 

Seward.

Seward y eso que hacen.

Lo único que os puedo decir es que aunque la mayoría de fotos que cuelgo son de las pruebas de sonido, hago siempre varias fotos de todos los conciertos a los que voy, pero en este concierto que hizo Seward en el BAM… pasó algo y las manos no me funcionaron, se me bloquearon las articulaciones de los dedos y sólo funcionaban al final de cada canción para aplaudir. Así que, durante el concierto, simplemente apagué, guardé el equipo y me quedé en el foso, fascinado con uno de los mejores y más intensos conciertos a los que he asistido y he de decir que el que está en el top de mi lista es Stone Temple Pilots en Zeleste en el año 1994.

 

Volví a coincidir con Maria Rodés y haré lo posible para volver a coincidir. Durante la prueba de sonido hubo ciertos problemas técnicos (que nada tuvo que ver con los músicos), que retrasaron todo el proceso. Cuando el público llenaba la plaza las pruebas de sonido aún no habían acabado y me dio la sensación de que los músicos no se sentían cómodos, con lo que preferí retirarme y no sumar más personal en el escenario. ¿El concierto? Genial!!!

Una terraza con su vista, su mesita y su Judit y de cómo vi aplicado el principio de exclusión de Pauli – BAM 2012 (2)

Estoy en el escenario de la Damm cuando veo a la derecha, la terraza casi perfecta. La distancia y altura precisas para una foto en que se vea público y escenario sin que quede ridículamente pequeño. Se lo comento a Jordi Torrents, batería de La Iaia y me contesta – pues sube.- En ese preciso momento vemos a una chica saliendo a la terraza. Jordi y yo nos miramos y empezamos hacer gestos con los brazos que en el idioma internacional de los gestos quiere decir “ Hola, soy fotógrafo (en el caso de Jordi es: Hola, este tío es fotógrafo) ¿te parece bien que me abras la puerta, me suba a tu terraza,  mire que tal se ve el escenario y si se tercia aproveche para tirar unas fotos?” Ella es una persona ilustrada en el idioma de los gestos porque mueve la cabeza afirmativamente y al cruzar los 25 metros que separan el escenario de su portal, el interfono me da paso con una voz femenina que me informa de que suba por la escalera hasta el final de todo. Allí conozco a Judit. Judit me comenta que como tiene el concierto en la puerta de casa monta una fiesta en la terraza con amigos y yo me invito para hacer un par de fotos.

Cuando llega el final de la tarde y empieza el concierto de La Iaia, subo, hago unas de fotos y quedo con ella y sus amigos que volveré para hacer una par más cuando empiece Love of Lesbian. Cuando faltan unos minutos para que empiece LOL salgo por un lateral del escenario y cruzo la calle. Cruzar no es la descripción exacta porque hay tanta gente que prácticamente voy nadando, y al llegar al otro extremo, la corriente humana me ha dejado a unos veinte metros del portal. Subo, me invitan a tomar algo, hago mis fotos, doy las gracias, me despido y bajo. Al abrir la puerta, me encuentro una pared. Me quedo mirando a las persona que conforman ese muro y pregunto amablemente si me permitirían pasar. Se ríen. Una chica empieza a gritar pidiendo ayuda, solo consigo ver una mano que se mueve desesperadamente hacia mí, la cojo del brazo y la meto en el portal, cuando está dentro me dice que hay unos amigos que también necesitan ayuda. Vuelvo a meter la mano entre la masa de gente y hago entrar a dos personas más. Son invitados de Judit que llevan más de 20 minutos intentando entrar. Salir es imposible. Subo con ellos y me uno definitivamente a la fiesta. Cuando llevo unos minutos allí, me doy cuenta de dos cosas: 1 – En unos minutos debo estar en el concierto de Betunizer en la otra punta de Barcelona (ya no llego) y 2 – Love of Lesbian no son los cabeza del cartel si no que lo son los Kooks con lo que, salir, va a ser más complicado luego que ahora. Solución para el punto 1: no la hay, sólo puedo llamar a Anna de BCore y rezar para que me crea, porque es, con toda seguridad, la excusa más absurda que ha oído en su vida. Solución para el punto 2: aunque agradezco a Judit y a sus amigos la agradable compañía, y está claro que no llego al concierto de Betunizer a tiempo, no puedo quedarme hasta que acabe The Kooks y se desaloje la calle, debo salir de allí ahora. Con lo cual vuelvo a dar las gracias, me despido y bajo. Esta vez, al abrir la puerta, me los quedo mirando con cara de “ voy a salir te pongas como te pongas” y con bastantes quejas y empujones consigo formar parte de esa masa y cierro el portal tras de mí. En ese momento mágico y revelador veo aplicado el principio de Pauli que dice que no puede haber dos fermiones con todos sus números cuánticos idénticos (esto es, en el mismo estado cuántico de partícula individual) en el mismo sistema cuántico ligado;  a partir de la cual se deduce la ley de Impenetrabilidad de la materia que describe la resistencia que opone un cuerpo a que otro ocupe, simultáneamente, su lugar, dado que ningún cuerpo puede ocupar al mismo tiempo el lugar de otro. Todo esto nos lleva al asunto que nos ocupa, que traducido a un idioma inteligible es: ¡¡Que no se cabe!!, es más, no es que no se cupiera, es que se estaba dando la sedimentación humana por capas.

Borrachos de amor y de cómo Arenys ocupará un día Barcelona – BAM 2012 (1)

 

Estoy en el escenario con Joan Colomo, durante las pruebas de sonido de mi primer concierto del BAM 2012. Una pareja, bastante cocida, duerme abrazada en medio de la plaza, totalmente ajena a los skaters, a los niños que los evitan mientras juegan al futbol y a los monótonos, “si, si, gos, gos, gos, dos, dos…” del técnico de sonido. En un momento dado, el ebrio enamorado se despierta, se levanta, mira atónito a la mujer, supongo que intentando colocarla en el resquicio concreto y se larga. La mujer se despierta unos minutos después, se levanta y camina en la dirección opuesta a la del hombre.

 Fotos, risas, cerveza y concierto. El señor Colomo demuestra que no hay escenario lo suficientemente grande para él. Al acabar el concierto me encuentro con los organizadores del FEM (Festival d’Estiu del Maresme) que me proponen comer algo y tomar una cerveza. Este grupo de Arenyenses (gentilicio de Arenys de Mar según google) actúa con la precisión de un reloj suizo a la hora de encontrar un bar, están telepáticamente conectados,se mueven, buscan y encuentran, todos al mismo tiempo. Se desplazan como un comando (son varios, muchos) por el Raval,  la gente se aparta de nosotros al oír los cánticos, voz en grito, que ensalzan la gloria de la ciudad Maresmenca (gentilicio del Maresme según Wikipedia) y alrededores, y lamento informar que tienen claro lo que quieren, cuando lo quieren y cómo lo quieren… y toman posesión del lugar sin hacer prisioneros.

Actitud y Naufragio (MMVV)

Me cogí un bus hasta Vic (si, otra vez, allí pasa algo) sin pases, sin entradas a conciertos y sin lugar a donde dormir. Objetivo: Mercat de Música Viva de Vic. Gracias al hecho de haber estado varias veces y de caer bien (eso siempre me ha llamado la atención porque tengo cierta tendencia al autismo social), consigo, durante el viaje,  alojamiento en casa de un músico. Cuando llego, deambulo por Vic y me topo con el concierto de las finales, o algo así, del concurso musical Sona9 que organiza Enderrock (se ve que es una revista). Allí me encuentro con uno de los miembros del jurado al que conozco y me comenta que más tarde toca Nyandú, decido dar una vuelta y volver para cuando toquen. La noche acaba tarde y sin incidentes remarcables.

Se despunta el alba sobre la plana de Vic, sus tonos dorados enmarcan la alargada sombra de los cipreses, yo me despierto unas 4 horas más tarde. Durante la noche he conseguido un pase azul que me permite… no sé que me permite (aún sigo sin saberlo) pero lo usaré (y lo usé). Sigo los consejos del músico en cuya casa he pernoctado,  que me recomienda la máxima de todo músico que se precie: Actitud. “la cuestión es que te muevas como Pedro por su casa, que vean que llevas una cinta roja con iCat fm en blanco y el resto es… actitud, no olvides saludar a los de la entrada”. Me doy una vuelta por el recinto ferial, donde están las empresas, estudios, revistas, mánagers, discográficas,… en algún momento alguien me dice: “no dejes de ir esta noche a la chimenea del Sucre para ver a Joan Colomo”, yo soy un tío muy educado y esa noche voy.

Las primeras luces del amanecer anuncian la llegada de un nuevo día, que se cuela lentamente iluminando las hojas de los árboles como incendios vegetales, yo no llego a verlo nunca porque estoy durmiendo. Vuelvo a la zona ferial, el día anterior he conocido a varias personas interesantes, me he encontrado con varios conocidos y he sabido, finalmente, a que se dedican varias personas que siempre deambulan alrededor de los músicos o de los conciertos. En ese tercer día pasan cosas extrañas, algunas personas se me presentan o me preguntan ¿eres Fede Nieto, el de las fotos? ( ¡el de las fotos!,  no preguntan ¿eres el fotógrafo?, decido que eso es muy bueno). Para mí es extraño, pues siempre he creído que al no publicar en revistas mi trabajo es marginal, que fuera de los músicos, mi trabajo no interesa, no encaja con las demandas artificiales del mercado (es así y hay que joderse). Recibo variadas propuestas, entre ellas, fotos de pruebas de sonido de Maria Rodés (je ne pense pas deux fois), en ese mismo escenario tocará Raydibaum (ya tengo como volver a casa, o eso pensaba yo).

Esa misma tarde me quedo enamoradete de Maria Rodés y los músicos que la acompañan (a estos los añado para poder quedar más profesional), los Raydibaum  me dejan un buen sabor de oído (esta imagen es inquietante y asquerosilla) y con las pupilas contentas. Valen Nieto, cantante de Raydibaum y el más pequeño de los hermanos Karamazov, me regala 30 centímetros cúbicos para meter una pequeña maleta con ropa y ordenador, mi bolsa con el equipo de foto y mi cuerpo en su Citroën C3. Añadimos al coctel: Pep “El Abdominable” Rius, la pareja de éste, la pareja de Valen, y al propio Valen, acompañados de un sinfín de trastos típicos del músico moderno: dos guitarras en sus fundas, dos fly case con pedales, dos soportes de guitarras, dos bolsas de cables de guitarras y un hipopótamo disecado.

En el momento de encajarme en el asiento del copiloto, Valen Nieto, el rubio de los hermanos Dalton, me suelta –al venir, el coche hacía un ruido raro, no creo que haya problemas-.

Hace más de dos horas que estamos tirados en la C17. Antes del naufragio, Valen consiguió meterse en un camino lateral, hace frio, está oscuro, el agua escasea, echamos de menos a nuestras familias, y hemos empezado a mirar con deseo alimenticio, los cuartos traseros del disecado hipopótamo.

 

 

Continentes perdidos (Foramuralla 2012 – 3 de 3)

La estructura del La Atlántida era confusa y laberíntica; puertas que se habrían de un lado pero no del otro, escaleras que iban en paralelo a otras que no iban al mismo sitio, puertas que te llevaban a espacios vacíos en los que solo había otra puerta que te llevaba aun nuevo pasillo… seguramente este caos de pasillos y escaleras junto a la licuefacción del suelo provocaron la desaparición del mítico continente. El arquitecto, inspirado por esta historia, decidió reproducir este hecho insólito, pero alejó el edificio del mar para no ver desaparecer el teatro en el Mediterráneo. Y así es como me pasé el dia 8 de septiembre en el Teatre L’Atlàntida de Vic, memorizando pasillos, puertas y escaleras para poder moverme de un piso al otro y fotografiar las pruebas de sonido de Silvia Pérez Cruz en un concierto que cerraba el festival Foramuralla 2012. Un álbum de fotos que, aunque oscuro, me parece muy cálido. Una experiencia que desearía repetir.

PD Foramuralla 2012 – de 1 a 3: Agradezco enormemente la proximidad que me permitieron los músicos y los no músicos, la posibilidad de haber podido estar por allí y las facilidades puestas por la organización: Llopis, Maria, Jordi, Anna y a todos los otros con los que no tuve un contacto directo pero estuvieron allí. Nos vemos el año que viene.